Prevención Bucodental

/Prevención Bucodental
Prevención Bucodental2017-06-20T11:36:54+00:00
prevencion bucal

PREVENCIÓN BUCODENTAL

Todas las enfermedades pueden prevenirse y las de la boca no constituyen una excepción. La boca es una estructura compleja, que cumple funciones esenciales para la vida: respiración, masticación, deglución, fonación y estética. Es por lo tanto fundamental adoptar todos los cuidados necesarios con el fin de prevenir la aparición de futuros problemas.

Prevención bucodental en la consulta:

  • Exploración bucodental y sondaje para valorar el estado de encías, dientes y mucosas (lengua, labios…).
  • Tinción de la placa bacteriana e instrucciones de higiene oral.
  • Profilaxis dental con ultrasonidos
  • Raspado subgingival con curetas.
  • Pulido con cepillo y pasta de profilaxis.
  • Fluoración con gel de alta concentración para remineralizar y prevenir caries.
  • Sellado de fosas y fisuras en niños.
  • Seguimiento personalizado de los pacientes con el fin de mantener la boca en perfecto estado.

La profilaxis dental profesional tiene las siguientes ventajas:

  • Permite limpiar las zonas de difícil acceso para el paciente.
  • Previene enfermedades bucales como caries, gingivitis o periodontitis (“piorrea”).
  • Evita el mal aliento.
  • Quita manchas producidas por café, tabaco u otros alimentos.
  • Desinflama las encías disminuyendo el sangrado.
  • Previene la pérdida prematura de los dientes.

Muchas investigaciones señalan la relación existente entre salud oral y algunas enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, partos prematuros e infecciones pulmonares.

Existe una relación bidireccional entre diabetes y salud oral: la infección en la boca puede dar lugar a un peor control de la diabetes de la misma manera que la diabetes mal controlada predispone a un riesgo tres veces más alto de tener enfermedad periodontal. La diabetes mal controlada también se ha relacionado con otros problemas bucales como candidiasis oral, boca seca, boca ardiente, agrandamiento de las glándulas salivales, infecciones post-exodoncia (extracción dental), o alteraciones en la percepción del gusto. Otro hecho que se encuentra ampliamente documentado es que la boca puede ser un depósito bacteriano para la contaminación de pulmones y corazón, pasando los microorganismos de ésta al sistema respiratorio o cardíaco y desarrollando neumonías y alteraciones cardíacas.

La higiene bucal diaria es el tratamiento más sencillo, menos doloroso y menos costoso de todos y es el mejor tratamiento para prevenir patologías bucodentales. No hay que olvidar que los dientes son para toda la vida. Se trata de un valioso tesoro que, sin duda, debemos cuidar.